Allá a donde queremos ir

El Amazonas es la clave

En el marco del Plan Colombia, el Plan México, el golpe de estado en Honduras, las declaraciones de Hugo Chávez y el establecimiento de de Brasil como actor importante en el escenario mundial; la región que nos vio nacer toma una importancia estratégica. La razón es simple: el dominio de la cuenca del Amazonas. La cuenca del Amazonas es el área pivote del continente americano. Agua, recursos energéticos y diversidad en flora y fauna; hace que esta zona sea de las más ricas en el planeta, sólo superada por la cuenca del Cáucaso y Siberia. Para lograr la hegemonía del continente, el interesado forzosamente debe asegurar dicha zona.
Estados Unidos lo ha intentado a lo largo de los siglos. La expansión estadounidense ha sido en dos sentidos: al oeste hasta lograr ser un país transoceánico y hacia el sur en dirección del Amazonas. No estoy mencionando que Washington quisiera que todo el territorio hasta el Amazonas fuera estadounidense, esto sería impráctico y costoso. Sino por el contrario, busca asegurar l zona mediante estados satélites. Esta fue la lógica de la creación de Panamá y su canal, además de controlar el único paso transoceánico monopolizando el transporte de mercancías; sobre lo cual he de decir que también se pensó en el Canal de Tehuantepec, aunque resulto más fácil crear un país a partir de una región de Colombia y dominar al nuevo estado independiente

El plan Colombia y el posible involucramiento del Pentágono en el golpe de estado de Honduras van en esta dirección. El Plan Colombia busca lugares que sirvan como semi centros para reproducir la dominación del centro hacia la periferia, es decir, de Washington a Sudamérica. Mientras que Honduras garantizaría parte del control del paso entre Norteamérica y Sudamérica, además de la capitalización de los recursos del mar Caribe cerrando la pinza con las bases militares que tiene en Guyana; el interés de Washington en Cuba son parte de la misma lógica: el control de la zona del Caribe y controlar el tráfico comercial hacia el Golfo de México. La idea final es simple: el monopolio de la explotación de las materias primas extraídas del Amazonas y el control total de las rutas comerciales para mover dichas mercancías.
Con el Plan Colombia el lanzamiento de la maquinaria militar será mucho más efectivo para la apropiación de los recursos estratégicos; además de presentar un peligro tácito y directo amenazante al proyecto alterno representado por Chávez, Lula, Castro, Morales y compañía. Ya eliminó a Zelaya, aunque el tradicionalmente se había relacionado con los oligarcas hondureños, a últimas fechas se había acercado la unión bolivariana; si Washington considera una amenaza directa a su proyecto, será capaz de amenazar algún otro gobierno opositor. Ambos lados buscan el control de la Amazonia; a mi parecer la Alianza Bolivariana está logrando un mejor papel que la facción pro Washington, considerando que Brasil y Venezuela están teniendo proyección internacional logrando lazos estrechos con China, Rusia e Irán.
Si bien Estados Unidos se está preparando todo para sus viejas tácticas como golpes de estado patrocinados y cercos militare, la forma del presidente Obama es más conciliadora. Bajo un discurso de multilateralismo pretende asegurar sus intereses. La forma ha cambiado, el fondo es el mismo. Las visitas de estado a Brasil y a Colombia son una muestra de esta forma de hacer política un tanto más diplomática, pero los intereses se mantienen: la dominación de la Amazonia.

Tal es el interés de Washington por la zona que pretende que la Amazonia se declare patrimonio de la humanidad y establecer el territorio como reserva internacional bajo mandato especial de Naciones Unidas. Si se declara patrimonio de la humanidad cualquier trasnacional extranjera podrá hacer uso de los recursos además de atentar directamente contra la integridad de Brasil. Eso sí, de manera más diplomática y dejando la gunboat policy que tan bien saben hacer.

La competencia por el Amazonas es brutal, ambos proyectos buscan enarbolarse como el dominador de la zona. EU para mantenerse como hegemón global, el dominio del Amazonas le daría un impulso particular que podría evitar su caída tan anticipada. Mientras que la Alianza bolivariana por fin podría sacudirse la dominación de otros y ejercer la propia, inclusive volviéndose un actor internacional clave. Habrá que esperar para saber quién es el ganador, mientras aquí en México no participamos en ninguna, somos espectadores deseando actuar. Aunque a mi parecer pronto se deberá elegir qué proyecto apoyar y sin hacerle una ofensa muy grave al vecino del norte, creo que deberíamos de acercarnos al sur. Tal vez y sólo tal vez, podremos ser jugadores en serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s