Allá a donde queremos ir

Perdido

No encuentro otro título lógico para esta pequeña pieza más que Perdido y es que precisamente así me sentí con respeto a la plataforma mediática llamada televisión. La llamada caja idiota ofrece un sinfín de contenidos, con calidad y faltos de ella. Nos enfrentamos a un número indefinido de productos socioculturales y comerciales, sin tener una referencia real sobre lo que nos gustaría consumir como espectadores. Más allá de mí afiliación a la Escuela de Frankfurt, quienes enarbola aquella vieja crítica de la televisión como reproductora de la industria cultura, no digo que no exista esta reproducción, de hecho es parte inherente a la construcción sociocultural de Occidente; sin embargo, creo que hay creaciones culturales con suficiente bagaje como para considerarlo un mero  reproductor de la industria de la cultura y que genera significados emergentes a partir de todas las significaciones que cualquier consumidor pueda crear a partir de lo observado.

En este mar de contenidos muchas veces insulsos y otro tanto interesantes, en muy pocas ocasiones nos encontramos con algún producto televisivo que ponga o en moción nuestras neuronas  e inclusive que nos ponga en una situación reflexiva sobre el contenido observado y sobre nosotros mismos como consumidores de dicha contenido. Y es precisamente este hallazgo el que quiero compartir, desde hace unos años encontré un producto cultural que ha tomado la forma de serie televisa, la cual ha entablado un dialogo conmigo como televidente y consumidor cultural. No sé si los creadores de dicha serie pensaron que pondrían en moción las ideas que he generado a partir de este producto, sin embargo, esto no importa, ya que lo preponderante es que, al ser un producto masificado ha establecido diálogos con cada uno de los consumidores que observan la serie. De ninguna manera quiero otorgarle ninguna condición transformadora de vidas ni ontológica, esto no va cambiar vidas, al menos no por lo pronto; simplemente reconozco cuando algo tiene calidad y no queda en mero entretenimiento.

De la serie que hablo es Lost  y a razón de que apenas, hace una semana vi la última temporada de la serie. Sé que muchas cosas se han hablado de la serie, pero dado que  la considero un ejercicio narrativo como pocos. Es por esto, que no podía dejar de escribir mi opinión de ésta serie. Siguiendo la idea de Piscatelli y reforzando lo expuesto  en líneas anteriores,  si Proust, Wilde y o XXI, serían guionistas para cine y televisión. Dichos medios han evolucionado y ya no únicamente son  la reproducción  ideológica-cultural del capitalismo tardío, ahora son verdaderas plataformas para la experimentación narrativa.

Es así, que Lost crea un mundo difícilmente transferible para otro medio. Explota cada elemento de su medio para envolver al espectador en una experiencia poco antes lograda. Cada imagen, cada sonido, cada línea y cada argumento, construyen obra que arrastra a los consumidores en una mitología altamente compleja y poco apreciable para quien no cuente con el bagaje necesario. Este, es el costo de la complejización de la televisión como medio: se logran productos altamente interesantes, excluyendo a gran parte del público que antes recurría a este medio. Es la paradoja televisiva.  Camino que han seguido otras plataformas del consumo cultural como puede ser la pintura, teatro y literatura. Se distingue entonces dos niveles: el producto especializado y el producto general. Lost, definitivamente cae en la primera categoría. He de mencionar, que no apoyo que los productos culturales sean poco accesible, el conocimiento debería ser democratizado y que cada producto cultural sea  consumido por la población en general, pero eso es harina de otro costal.

Regresando a nuestro tema,  no creo que sea exageración cuando digo que Lost es  parte de esta nueva generación de productos que realmente reta al espectador, lo provoca para invitarlo y hacerlo participe de la serie. Lo confrontan con una historia y forma de contarla que rompen los esquemas de los televidentes, los saca de su lógica y los obliga a sacar conjeturas. De esta forma Lost no queda en la televisión, el espectador lo interioriza y le da una nueva vida, generando el diálogo que arriba he mencionado. Además de mencionar que aprovecha una  plataforma multimediatica para expandir su mito, la cual incluye  juego de video y contenido en internet.

Además, debo aludir a los múltiples intertextos que maneja la serie. Lost hace referencias a muchas creaciones culturales distintas, desde libros hasta otros contenidos televisivos. Al mismo tiempo teje una red impresionante de contenidos especializados, desde textos filosóficos hasta física cuántica. Lo mismo salta entre Star Wars como al pensamiento budista. Lo anterior, no sólo complejiza la serie,  la vuelve más elitista ya que para  abrir un nuevo escondrijo de la narrativa, se  tiene que tener conocimientos especializados y bagaje específico sobre esferas en particular. Si se quiere abrir cada puerta que presenta Lost, se tiene que tener conocimientos sobre el pensamiento liberalista de John Locke y la física de Faraday.

Lost nos presenta un reto enorme: ¿cómo comprender alguna pieza de consumo sin tener todas las piezas del rompecabezas? Pero finalmente, no importa, esta provocación no nos deja con otra alternativa más que llenar los espacios en blanco con nuestro propio bagaje, logrando un nivel de compenetración con el espectador nunca antes logrado.  Es así que Lost es a la televisión lo que el Guernica fue a la pintura: el resquebrajamiento total de lo previamente conceptualizado, abriendo nuevas puertas para un sinfín de posibilidades y ejercicios jamás imaginado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s