Allá a donde queremos ir

Propuesta de algo llamado Estudios Simbólicos

Antes de comenzar  propiamente este humilde comentario, debo señalar que este texto no es más que un producto del ocio y de mis inquietudes intelectuales. Esto es más un ejercicio para aclarar mis ideas que una propuesta  formal de diseño curricular. Mis indeterminaciones y vacíos en mi propio pensamiento me compele a llevar a cabo un ejercicio como este. No pretendo que se me tome en serio y dicho sea de paso, mi única formación en diseño curricular es lo poco o mucho que he aprendido formando los planes de estudio para una universidad  en plena formación. Es por esto que pido la compasión de quienes se desempeñen profesionalmente en este campo.

Pues bien, como ya lo habrán imaginado esto es una propuesta curricular. En estas líneas propondré un posible plan de estudios para una hipotética licenciatura llamada Estudios Simbólicos. Este programa se encontraría en un área gris entre las ciencias sociales y las humanidades.  Determinar a qué reino del conocimiento pertenece algo llamado Estudios Simbólicos, es un trabajo complicado y ultimadamente respondería a nociones personales de quien haga la categoría, seguramente habrá quienes lo ubiquen en las humanidades más cercana a la filosofía, otros optarían por las ciencias sociales relacionando al  hipotético campo de estudios  con la antropología y la sociología; inclusive no faltaría quien lo relacionará con la psicología y el psicoanálisis. No pretendo realizar una clasificación taxonómica  de este tipo, únicamente pretendo realizar algún tipo de esquematización dentro  de lo que podría ser una disciplina que trate las formas simbólicas de la vida.

Para quienes no estén familiarizados con el término de lo simbólico,  definiré este término de manera muy escueta. Cassirer (1979) en Filosofía de las formas simbólicas nos dice que el hombre es un “animal simbólico”. Con esto nos indica que mientras los animales perciben el mundo con sus instintos y directa mente por medio de sus sentidos; los hombres le dan un significado simbólico a lo que perciben, cada percepción nos remite fuera de sí misma y es que a todo lo que captamos por nuestros sentidos, le otorgamos un valor adicional.  En esta forma, cada imagen, cada sonido, cada olor y cada sensación funciona como metáfora porque hay algo escondido detrás de esa imagen o detrás de ese sonido.  Según Cassirer esto es lo que nos separa de los animales, esto es lo que nos permite construir lo que llamamos cultura, que podríamos entender como aparatos simbólicos específicos a cada puedo, aunque en nuestra época ya existen aparatos simbólicos de alcance global.

Pero, ¿cómo empezamos a darle un significado extra a lo que percibimos? Pues es sencillo, el lenguaje fue el que nos permitió otorgarle sentido extra a  nuestras percepciones.  El lenguaje nos permitió invocar cosas ausentes, antes teníamos que referirnos a la cosa en estado físico, necesariamente presente;  pero ahora podíamos remitirnos a un algo con otro algo, logrando hacer presente  entes que estaban ausentes.  Cuando una cosa remite a otra y no a sí misma, es una metáfora; por tanto lenguaje es metáfora, las palabras no son las cosas, sino que hacen presente a las cosas de las que hablamos. El lenguaje abrió un nuevo mundo: el mundo simbólico, aquel mundo que se rige con las leyes de la comunicación y que en estos tiempos poco tiene que ver con una “realidad ontológica”.  Y cómo  ya lo he mencionado, la cultura son las aparatos simbólicos de cada grupo social que le sirven para darle sentido y entender lo que perciben.  Para entender  un grupo en particular debemos observar sus aparatos simbólicos.

Es de esta inquietud que me surge la idea de preparar a especialistas para el estudio y creación de aparatos simbólicos. No estoy encontrando el hilo negro con esta aseveración, por el contrario, en EU y Europa hay una larga tradición de estudios culturales que van encaminado a esta especialización; inclusive podríamos hablar del trabajo antropológico que se dirige a esta dirección. Sin embargo, mi propuesta es algo distinta, el centro de este hipotético plan de estudios se encuentra en la implementación por medio de mecanismos específicos para la creación de aparatos simbólicos. Ya existen licenciaturas y profesiones que generan estos aparatos simbólicos pero posiblemente no lo reconozcan de  manera explícita; entre estas profesiones podemos encontrar artes,  filosofía,  publicidad, comunicación gestión cultural, educación y letras. Seguramente si hacemos un análisis  con mayor profundidad encontraremos muchas disciplinas más, pero para este ejercicio nos bastará mencionar estos ejemplos, así que pasemos propiamente a la propuesta de plan de estudios.

El estudiante de la licenciatura en Estudios Simbólicos tendría que tener una fuerte base de pensamiento filosófico. Al estudiante se le debería impartir nociones de  historia de la filosofía. Comenzar con los clásicos hasta llegar a la filosofía analítica que es  la parte que más nos interesa. Pero la base y fundamento de todo esto es la filosofía, aunque se limitaría a historia de la filosofía, así como materias que traten ontología y estética. Estas dos últimas áreas probarán ser preponderantes más adelante.

A la par, el alumno debería cursar historia de las ideas políticas, ciencia política y lo mismo llegar hasta la política contemporánea. No sólo estudiar la política clásica, sino comprender las corrientes políticas actuales que guían el quehacer del político. Lo mismo sucedería con las materias de sociología, estudiar tanto historia como corrientes de la materia comprendida como parte inherente de este plan de estudios. Lo mismo sucedería con la antropología, tanto historia como actualidad deberán ser revisadas, hasta culminar con una materia especializada en el área llamada antropología simbólica, la cual se refiere a la comprensión del comportamiento de grupos humanos por medio de sus símbolos: desde prácticas hasta bienes materiales.

Hasta aquí llevamos cubierta una parte de fundamentación teórica, la cual se extiende desde la metafísica hasta áreas más terrenales. Filosofía, política, sociología y antropología fundamentan esta área básica. Continuaríamos con áreas más especializadas e indeterminadas como la semiótica y el análisis del discurso, los cuales deberían estar serias, considerando que la semiótica es el fundamento para el análisis discursivo. Tal vez podríamos considerar llevar a la par antropología simbólica y análisis del discurso ya que hay un diálogo permanente del análisis discursivo como método de la antropología simbólica.

Aquí abriríamos una segunda etapa del plan de estudios, una etapa de transición si se quiere, en la que encontramos materias como publicidad, métodos de la investigación, teorías de la comunicación, teoría de la organización, mercadotecnia, teoría de medios, historia del arte y otras áreas de estudios que se construyen a partir del conocimiento adquirido en la base teórica de la primera parte del plan de estudios. Esta parte si bien es un tanto más especializada, aún consiste en áreas de introducción a temáticas específicas como medios, comunicación, publicidad, mercadotecnia, estudios culturales y otras disciplinas. Al mismo tiempo sirve de introducción a los alumnos para que observen el panorama y lo ámbitos de trabajo de los estudios simbólicos, los cuales van desde la comunicación organizacional hasta la crítica del arte, pasando por la publicidad, la comunicación política y la mediación intercultural.

Este panorama general es necesario para pasar a la tercera parte del plan de estudios, el cual  desembocará en áreas de especialización. Propongo áreas tales como publicidad y mercadotécnica, comunicación en sus diferentes vertientes, el trabajo político, crítica, producción y gestión del arte; el trabajo filosófico  e inclusive la gestión educativa. En cualquier campo en donde se pretenda estudiar o producir construcciones cargadas de sentido se podría desarrollar el profesional en Estudios Simbólicos. Dado que  todo lo que hace el hombre está cargado de sentido, es necesario reducir el campo de trabajo para que el alumno se enfoque a una área de especialización que el elija. Inclusive podríamos pensar en una área de especialización completamente personalizada por el estudiante, no tiene que ser una área de estudio tradicional. El alumno con ayuda de sus profesores puede ir construyendo un área de estudio dependiendo las necesidades e intereses del estudiante. Nos podríamos encontrar con licenciados en Estudios Simbólicos expertos en áreas tradicionales como publicidad, mercadotecnia, comunicación, arte o en áreas más especializadas como la gestión de contenidos, la semiótica, los estudios culturales, el análisis del discurso, los bienes culturales e inclusive en la administración simbólica de las organizaciones. Todo formado desde la perspectiva del alumno

Seguramente mucho de ustedes me dirán que ya existen carreras semejantes, que publicistas, comunicólogos, mercadólogos, curadores y otros tantos pueden desarrollarse en estos ámbitos. Pero creo que todas estas áreas de profesionalización están segmentadas unas de otras. Si bien el publicista tiene ciertos estudios semióticos, no observa cabalmente el impacto de su trabajo tanto en la conformación de la persona como de la sociedad misma. De igual forma, el filósofo o lingüista puede terminar alejado de la implementación práctica de su trabajo. El estudioso de lo simbólico podría ser un puente entre todas estas áreas que se perciben inconexas pero que en realidad son aspectos distintos de la dimensión simbólica de nuestra vida. Unos se encargan de teorizarla, otros de implementarla y otros tantos de producirla, desde mi punto de vista, hace falta un profesional que pueda involucrarse en todo el proceso simbólico, desde la creación de las metáforas que guiarán nuestra vida hasta la implementación de estas.

Si he sido un miope y ya existe algo semejante en el mundo, por favor háganmelo saber. En México nos hace falta un profesional de esta índole.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s