Allá a donde queremos ir

Nada y el Cielo

Su piel de leche se derrama en mi cama.

El cabello de ocre inunda mi almohada.

¿Qué otra perfección podría capturar la vista humana?

La respuesta es sencilla: nada

Allá, del otro lado del océano,  Dios juega a los dados.

No hay justicia más que el azar.

Soy títere del destino.

Una lágrima se funde en el océano.

¿Es rocío de la mañana?

No me engaño, nada  viene de esas montañas.

Aquí, el mundo es desolado. No hay nada.

La perfección no habita aquí. Hace mucho que no me engaño

Lóbrega soledad es mi acompañante. Así como la tuya es el demandante.

Así las cosas.

Recuerdo que alguna vez me preguntaste porqué te enviaba fotografías del cielo

Es lo único que compartimos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s